El Ahorcado - Leyenda de Chincha

Transitar en horas de la noche por "Paso de Gómez", se había convertido en una verdadera pesadilla para los escasos pobladores sunampinos.

El referido sector, como todos esos lugares, estaba poblado de frondosos árboles y extensos sembradíos que creaban un ambiente de soledad inacabable. A ambos lados del angosto y polvoriento camino se hallaban apostados interminables cercos, formados por plantas de chinabobas, jaboncillos, chánguanos, sauces, entre otras.

Muchos cuentan (entre ellos Don Gaspar Rojas, quien asegura haber visto que aquí se narra), que a eso de las ocho de la noche pendía desde la rama de una planta de chinaboba una persona, al parecer muerta. Esta narración no sería tal vez nada sorprendente si no fuera porque Don Gaspar asegura que este era un hombre que colgaba de una soga, la cual estaba atada a su cuello. Su lengua asomaba tétricamente, dando la impresión de haber sido ahorcado. Así colgado, permanecía un corto lapso, luego del cual la planta que lo sostenía, desprendiéndose desde sus raíces, caía pesadamente al suelo, provocando un ruido estrepitoso y levantando una enorme polvareda que al parecer se llevaba consigo todas las imágenes de la asombrosa aparición.

Grande era la sorpresa de las personas, cuando al día siguiente se dirigían al lugar del acontecimiento y constataban que todo era normal . El árbol del cual colgara un hombre y que se había venido abajo estaba bien plantado, sin huellas de haberse caído. El camino no presentaba ni señales de haber recibido la pesada planta; por supuesto que tampoco se hallaban indicios del ahorcado.

(Vocabulario y Leyendas de mi Pueblo)
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Añade tu opinión, comenta:

Entradas populares