La Pulsera de Oro - Leyenda de Chincha

La pulsera de oro - leyenda de Chincha
Un muchacho caminaba sobre las pequeñas murallas de barro levantadas cerca de la bajada El Socorro, de pronto, el sol hizo resplandecer una hermosa pulsera que estaba botada a sus pies. Dudó por un instante si cogerla o no. Al fin lo hizo y pudo darse cuenta que era de oro.

Al tenerla en sus manos algo extraño sucedió, haciendo que el joven diera un salto de susto y de sorpresa a la vez. Fue tanto su miedo, que dando gritos, corrió despavorido a su casa.

Al llegar a ella casi tumba la frágil puerta de carrizo, y entrando cayo desmayado ante sus sorprendidos padres, quienes desesperados, le prestaron la ayuda del caso.

Dos días estuvo el joven delirando; por toda interrogante, los padres recibían desesperados e incomprensibles gestos, dejando traslucir que su hijo había perdido el habla.

En el lugar de los hechos encontraron la pulsera, quedando asombrados que era de oro. Con el paso de los días, al parecer, el muchacho algo recordó, pues cogiendo la pulsera gesticulaba con desesperación tratando de hacerse entender, sin lograr su objetivo. Los padres, creyendo que la mudez de su hijo se debía a la pulsera, la tiraron a la bajada El Socorro en un intento por devolverle el habla. No lograron nada y el joven quedó mudo para siempre, llevándose con su muerte el secreto de las misteriosas imágenes que pudo haber observado al coger entre sus manos la pulsera y que le provocó una impresión tan grande que lo privó del habla por el resto de su existencia.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

0 comentarios:

Añade tu opinión, comenta:

Entradas populares